Testimonios Para Nunca Mas: De Ana Frank A Nuestros Dias eBook

Curiouscongress.es Testimonios Para Nunca Mas: De Ana Frank A Nuestros Dias Image
Cuida los árboles y descarga el libro de Testimonios Para Nunca Mas: De Ana Frank A Nuestros Dias en formato electrónico. En curiouscongress.es encontrará el libro de Testimonios Para Nunca Mas: De Ana Frank A Nuestros Dias en formato PDF, así como otros buenos libros. ¡Lee Testimonios Para Nunca Mas: De Ana Frank A Nuestros Dias en tu teléfono, tableta o navegador!

DESCRIPCIÓN

La Casa de Ana Frank de Holanda y Eudeba emprenden esta edición en el marco de la actividad que cada una de estas instituciones realiza a diario. La Casa de Ana Frank, desde su tarea para el desarrollo de programas que tienen como objetivo tratar temas de discriminación, violación de los derechos humanos, construcción de ciudadanía y seguridad, poniéndolos en práctica en ámbitos educativos formales y no formales. Eudeba, con la edición y promoción de libros y materiales educativos en el ámbito de la educación y el interés general. El objetivo de este proyecto es relatar, a través de distintas historias de vida, los procesos generales de discriminación y violación de los derechos humanos desde el caso de Ana Frank hasta nuestros días en la Argentina. Al mismo tiempo, el propósito es impulsar un programa de capacitación para docentes y alumnos sobre estas temáticas en todo el país. El desarrollo de los temas está dirigido a jóvenes de entre 15 y 20 años, estudiantes de los últimos años de la escuela secundaria y los primeros de la universidad.

INFORMACIÓN

NOMBRE DEL ARCHIVO
Testimonios Para Nunca Mas: De Ana Frank A Nuestros Dias.pdf
ISBN
9789502316451
FECHA
2008
TAMAÑO DEL ARCHIVO
7,25 MB
DESCARGAR
LEER EN LINEA

La primera censura al diario de Ana Frank ... tal como leería tras un par de días de dudas en una de las reflexiones de Ana, "el papel es más ... Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro ...

ellos, Otto Frank decidió exiliarse con su familia a Ámsterdam, donde fundó una pequeña fábrica de pectina. En la capital holandesa, sus dos hijas, Mar-got y Ana, no tardaron en hacer amistades y adaptarse a la escuela. La más pequeña, Ana, era una niña divertida, muy parlanchina, aficionada a la lec-tura y con un marcado carácter.

LIBROS RELACIONADOS